Mini aventura en la sierra cordobesa

En mi anterior post hablaba de la posibilidad de viajar a ver el Rally Mundial (WRC) en Córdoba, pues lo he logrado y he ido con mi marido y mi hijo.

También hablaba sobre la crisis mundial y les digo que ella se ha notado por la menor cantidad de participantes inscriptos, tanto extranjeros como nacionales. Obviamente el mal momento que están pasando los posibles sponsors, los afecta.

El público acompañó esta edición, pero charlando con la gente llegamos a la conclusión que muchos hicieron algún cambio en sus costumbres para abaratar. Nosotros no fuimos la excepción y hemos ido con este pequeño Clío, que usamos en nuestro comercio, ya que es más económico que nuestro auto o el de mi hijo y más fácil de “meter” en la sierra.


Argentina tiene esta fecha para el calendario mundial, desde el año 1980. Se corrió en Tucumán, San Carlos de Bariloche, pero desde 1984, Córdoba fue la base del evento y probó ser la ubicación más adecuada para este tipo de competencia. Desde entonces, al Rally Argentina fue siempre disputado en Córdoba con la única excepción de la edición corrida en Tucumán en 1992.


Caminos trabados, pruebas en altura, muchos vados con agua y un millón y medio de fanáticos son sólo algunas de las características del evento más popular del calendario del mundo de rally.Los fanáticos, acampan en la sierra la noche anterior a la etapa, no importan las temperaturas, es una cita imperdible. Mucho asado y bebidas alcohólicas, son indispensable para pasar la noche. Hay veces que se abusa de ellos y luego no ven pasar los autos jaja
Mi amor por los autos no llega a tanto, por lo que siempre que vamos nos acercamos lo más posible a la ruta de la carrera, ahí dejamos el auto, y nos vamos caminando.




Este año fuimos a ver la etapa que unía Capilla del Monte con San Marcos Sierras, y por ser nuestra primera vez en esa zona, no conocíamos ningún atajo para llegar a la zona de carrera, y tuvimos que caminar mucho. Mi marido se cansó y se quedó a verlos en la zona de la largada. Pero mi hijo y yo no nos desanimamos y empezamos a correr, porque ya estaba por comenzar, cruzamos alambrados, pasamos entre las carpas, nos enganchamos con los espinillos, pero llegamos al costado de la ruta y los vimos pasar muy cerca, con sus motores rugiendo y por consiguiente nos llenamos de tierra, pero eso es el Rally!! cosa que se nota en las fotos, tanto mi hijo como yo, estamos cubiertos por ese polvo jaja



Corriendo por la sierra, me sentí como en un Amazing Race, ya que mi hijo iba delante de mí y se daba vuelta a ver si lo seguía, y yo le decía que no se preocupe, que en ese reality, las madres siempre van detrás de los hijos jajaja
Estas imágenes de los senderos en las sierras las tomamos cuando estábamos regresando, ya que ida era imposible parar!