Picardía criolla y encuentro

Me apasionan las carreras de autos. Cuando venía la F-1 a nuestro país, varias veces fui a Bs.As. a verla.
Recuerdo quepara la última carrera que se corrió en el país (1998), la revista “A todo Motor” de Rubén Daray, realizó un concurso ,donde el primer premio eran 5 entradas para la carrera y si la carta escogida había sido enviada por Andreani, ganaba además $ 1.000.
Mi hijo menor, que por entonces tenía 11 años, se tomó el trabajo de juntar los cupones que aparecieron en las revistas de enero, febrero y marzo, tal como estipulaban las bases, los completó e hizo el sobre para despacharlo.En mi pueblito, Andreani no existía, entonces le dí el sobre a una persona, que iba a la cuidad que está a 40 kms. y se despachó desde ahí.
Nos olvidamos del concurso … un fin de semana viajamos a Carlos Paz y cuando llegamos unos amigos nos dicen que acababan de ver el programa de Daray y que se había realizado el sorteo y que la carta escogida había sido la nuestra!!! Imagínense la alegría, las 5 entradas y los $1000 que en ese tiempo nos servían para pagar el hotel y los gastos del viaje!!!
La entrada que nos sobró, la entregamos a la gente del programa deportivo radial del pueblo, para que la sorteen, así otra persona disfrutaba como nosotros.Y obviamente viajamos y disfrutamos del espectáculo.
Todo este prólogo, es para comentar que el sábado, me encontraba en Capital y fui a ver la “picada porteña” como la denominaron algunos medios. Consistió en un paseo por la 9 de julio, desde el obelisco hasta M.T. de Alvear de un F-1 del 2006, equipado con un motor V10 y conducido por David Coulthard.
Como me lo imaginaba no iba a poder ver, por la cantidad de personas que concurrieron, se estiman unas 30.000 o más, pero yo solo quería oir el motor, ya que ese sonido es melodía para mí.Como ven en las imágenes hay personas en todos los lugares posibles, sentados sobre los carteles, parados sobre baños químicos, en los semáforos, se llevaron escaleritas, se subían a los motitos, etc. pero de pronto observo los edificios que daban a la avenida, y veo uno en construcción que estaba “cargado” de personas que observaban desde ahí, y lo comento a las personas que estaban a mi alrededor, ya que mi marido se había quedado durmiendo la siesta, (como buen hombre de campo jajjaj) y me contestan que el cuidador de la obra cobraba $ 8 por persona para “instalarse” en alguno de los pisos, y ya todos empezamos a sacar cuentas calculando el monto estimado de recaudación y hablando sobre los problemas que le causaría a la empresa o dueños si le ocurriese algún accidente a las personas, también todos suponíamos que el encargado del cuidado de la obra, seguramente mañana quedaría sin trabajo, pero con los bolsillos llenos de dinero!!


El viernes también tuve un gratísimo momento, ya que conocí personalmente a Tía Elsa!!! Vivo a 700 kms. de Bs.As., por lo que esta amistad nació en la web y ahora nos encontramos. Demás está decir lo mucho que charlamos en esa horita compartida!!

7 comentarios en “Picardía criolla y encuentro

  1. jaja que buen negocio hizo el encagado de la obra!!!como bien dices igual hoy no tiene trabajo.
    A mi me encanta las carreras de coche, y sobretodo ALONSO!!!!! que corre en la F1 con Renault, la verdad que cuando oyes el ruido del motor,uff!!! a mi me sube un esclofrío por el estómago, jeje.
    Me alegro que tuvieses tanta suerte cn el premioy fuéseis toda familia a ver la carrera.¡jolín a mi nunca me toca ná!!!

    Me gusta

  2. Betty:
    Cómo no me enteré de tu viaje!!!!!! Me hubiera gustado mucho conocerte. Hubieramos hecho una reunión Bloguer. La próxima será.
    Me alegra saber que la pasaste tan bien y disfrutaste tu viaje.
    XX

    Me gusta

  3. Kary: veo que no soy la única que disfruta de las carreras.Me gusta muchisimo el manejo de Alonso, por suerte estas últimas carreras hemos podido festejar!
    En cuanto al encuentro con Elsa, me hace “más adicta a la web”, ya que he logrado una amiga a través de ella.

    Archie: de alguna manera también “estuve” con vos, ya que una de las noches, recorriendo el Soho, cuando pasé por el Fuentes de Malabia, observé más detalladamente el local buenísimo que tienen ahí.

    Me gusta

  4. Gracias amiga ,yo lo pasé muy bien! En cuanto a la fórmula 1 a mi me gusta mucho, como dices el ruido de los motores. La verdad el tipo ese vió el nejocio y no lo dejo pasar, tipico de viveza criolla!Besos tìa Elsa.

    Me gusta

  5. Hola Elsa! en Clarín de ayer salió lo de la obra colmada de gente para ver el F-1.

    Marian: y sí, soy fierrera !! jajaj
    con Elsa nos conocimos en los blogs, luego con mails y chat y nos faltaba personalmente !! de verdad la pasé muy bien con ella.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.