Carretera Austral 1

La erupción del volcán Chaiten me hace recordar cuando conocí esa localidad y cuanto lamento lo que les ha pasado, es por ello que quiero contar nuestro viaje.
Desde que supe de la existencia de la Carretera Austral chilena, he sentido una gran atracción, es por ello que en el verano del 2003, partimos a conocerla.
Recorrimos 2500 km. desde nuestro pueblo a Puerto Montt, lugar donde comienza la carretera. Ahí tuvimos que optar si conocer la isla de Chiloé o ir por el continente. Como es mi constumbre, siempre estoy pensando en que destino es más probable que pueda visitar y me pareció que era más conveniente ir a Chiloé, ya que Hornopirén lo podría conocer en alguno de los viajes que solemos hacer a Bariloche. Por lo que fuimos en balsa hasta Ancud.
Recorrimos la isla que nos pareció muy bella, pero con muy poco movimiento en sus ciudades, tal vez porque era fin de semana y sus comercios estaban cerrados.
Al día siguiente tomamos “La Pincoya” embarcación que nos trasladó hasta Chaitén cruzando un mar muy agitado que hizo que arribaramos más tarde de lo normal al continente.
Llegamos de noche, y nos alojamos en el hostal Los Cohiues, muy nuevo como todo en la localidad, pero amanecimos sin agua en el hotel, cosa que me molestó mucho, ya que para mí no hay nada mejor que una ducha para comenzar un largo día de viaje.
Estaban haciendo muchas obras en la localidad y todos estaban pensando en el gran futuro turístico que tenían por delante por la construcción de la carretera. Por eso me dá tanta pena cuando veo las imágenes de esa ciudad y más aún cuando se habla que probablemente no dejen que se vuelva a habitar por la proximidad con el volcán.
A pesar que había muchos lugares dignos de ser visitados, no quise que perdamos tiempo, ya que el objetivo era llegar hasta Punta Arenas y sólo disponíamos de 2 semanas.
Seguimos rumbo al sur disfrutando de todo lo que nos ofrece la naturaleza en esos lugares, en esa tierra de fiordos y lagos acompañados de una vegetación maravillosa.
Estuvimos en el parque nacional Queulat que nos maravilló como era de esperar. Una de sus principales atracción es el ventisquero colgante.
No hacía mucho que habían construído ese tramo de ruta, por lo que aún había muchas piedras cortantes que hacía que tuviesémos que prestar mucha atención por donde transitábamos con nuestro Seat, para no romper las cubiertas, cosa que no fue posible ya que la hermosura del paisaje, hizo que mi marido se distrajera un para de veces, por lo que al llegar a las poblaciones debíamos recurrir a las gomerías.
Una de las ciudades en las que hicimos noche fue en Coihaique, ahí conseguí un cyber para poder mandarles un mail a mis hijos que estaban muy preocupados ya que no sabían nada de nosotros desde hacía varios días, ya que desde que salimos de P.Montt internet o las cabinas telefonicas, no nos fueron fácil de ubicar.
Seguiré el relato en un proximo post, para no hacerlo tan largo.

5 comentarios en “Carretera Austral 1

  1. Nosotros hicimos un viaje parecido pero en el '90 creo que fue… tutta la famiglia… 2 semanas tambien pero cruzamos en Bariloche y le dimos todo para abajo… Frutillar, Pto Mont…bue, maso lo que decis cruzando a Chiloe, etc. Me parecio bellisimo. Claro que llovio los 15 dias y nos queriamos matar todos metidos en el auto. Pero estuvo muy bueno. Chile es un pais muy bellos.
    Las cenizas lamentablemente son esas cosas que… bue… inevitables. No hay nada que puedas hacer… yo soy patagonica y ya en el 89 creo que fue el volcan Hudson, estabamos tapados en cenizas tambien…. ahora, segun mis viejos, hay menos… pero hay en todos lados tambien. Claro que no es lo mismo cenizas a que te digan… no volves mas a tu casa. Pero se supone que es por seguridad y porque cuando el volcan haga erupcion… no va a quedar nada…

    Me gusta

  2. MARCE:todos mis viajes fueron una aventura, el último fue el único tranqui, porque mi marido me amenazó!! jejejeee
    MARIAN: que lindo debe haber sido en esos años! más virgen aún!
    La patagonia me atrae muchísimo, pero reconozco que no sería capaz de soportar la dureza de la vida ahí.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.