The Way… disparador de recuerdos…

Acabo de ver por segunda vez el filme The Way, uno de los tantos DVD que compro pensando más en los paisajes que voy a ver, que en el contenido en sí, pero también me ha gustado la película.

Los imágenes que muestra son bellísimas, no hay otra escenografía que los caminos, ciudades y posadas que están en uno de los varios caminos a Santiago de Compostela, por alguno de esos sitios he pasado y los buenos recuerdos se han hecho presentes todo el tiempo. 

 En esta oportunidad lo he visto con la mente muy lejos…. recordando dónde la vi por primera vez… fue en agosto del 2012, en una habitación de un hotel en Svolvaer, capital de las islas Lofoten, ubicadas en el norte noruego. Porque ahí? es que sabía que en los largos días del verano escandinavo las noches oscuras no existen y que en alqunos sitios no hay mucha vida nocturna o podía ser deberíamos alojarnos en los bungalows de campings situados fuera de los centros urbanos, así que en la mochila me llevé algunos DVDs por si acaso y esa noche mi marido quiso que dormirse temprano, ya que al día siguiente nos esperaban muchos kilómetros hasta el próximo destino, pero yo no quería dejar de ver ese cielo claro que se reflejaba en las aguas frente al hotel y me puse a verla.


 

Nuestro hotel en Svolvaer

 

Comercio típico en Svolvaer

 

Anochecer en Svolvaer

La belleza de las islas Lofoten es indescriptible, están ubicadas dentro del Círculo Polar Ártico. Los 166km de la Carretera Turística Nacional recorren las principales islas,  Austvagoy,VestvagoyaFlakstadoya y Moskenesoya, son las más importantes y están unidas por puentes espectaculares,  con sus fantásticos paisajes de montañas majestuosas, prados verdes, playas de arena blanca, barcos pesqueros de madera y cabañas rojizas de pescadores, así como un mar de colores cambiantes llegándose a ver un color verde esmeralda formidable. 

Playas de blancas arenas

 

Hay momentos en que un aro nebuloso las envuelve dando un aspecto más enigmático aún. 
 


Nos llamó la atención que hubiese mucho terreno cultivable, dónde hay pasturas implantadas y predoniman los establecimentos dedicados al ordeñe o tambos como los llamamos acá.

Están muy pobladas, prueba de ello son las casetas que contienen los buzones a la orilla de la ruta principal

 



Entramos a las islas por la carretera proveniente del norte y las dejamos embarcándones en un ferry hasta Skutvik. Ese viaje fué inolvidable, porque al alejarnos veíamos la cadena montañosa emerger del mar de tal manera que parecen una inmensa gran muralla, todo ello con un sol brillante como podrán apreciar en las imágenes.

Partiendo de Svolvaer

 

Vista de la isla y su muralla montañosa

Al llegar al continente , vendrían unos casi 900 kms hasta Trondheim, que la mayoría de los viajeros evita, porque las carreteras noruegas son muy lentas, por la baja velocidad permitida, pero a nosotros nos ha parecido uno de los tramos más maravillosos por lo virgen de su paisaje. Lagos, fiordos, ríos, vegetación y glaciares, un cocktel maravilloso.

 

 

 Es muy habitual que la gente visite los fiordos del sur, que cuenta con sitios magníficos, pero muy preparados para el turismo lo que a mi opinión los contamina, por ello recomiendo a todo el mundo que viaje al norte de Noruega que dedique unos días a recorrer las islas Lofoten y la zona al norte de Trondheim, que no les defraudarán en absoluto.

8 comentarios en “The Way… disparador de recuerdos…

  1. Desde luego las fotografías son impresionantes, de todas maneras no puedo menos de pensar el frío increíble que debe de hacer en invierno 😦
    Claro que sus casas seguro que están bien preparadas, con aislantes apropiados y calefacciones que les harán sudar dentro de las casas 🙂
    Solo de pensarlo me acerco mas a mi calefacción y eso que estoy a 17º fuera del ranchito 🙂
    Besos y salud

    Me gusta

  2. Vaya hermosura de fotos y de paseo!

    Todo tan bien narrado que despiertan las ganas de repetir tu itinerario por unos sitios que nunca antes se me habían antojado… hasta ahora.

    Buscaré la película porque el tema me interesa ya que es una peregrinación pendiente.

    Un abrazo y lo único que lamento es que no nos deleites más a menudo con tus crónicas viajeras.

    Me gusta

  3. Genín: son sitios geniales para visitar sólo unos días, hay que ser muy “macho” como decimos acá para vivir en esas latitudes.

    Madreselva: jaja menos mal que aclaraste quien eras! Espero te guste The Way y trataré de vencer mi pereza y escribir más seguido.

    Me gusta

  4. Ya la estoy descargando. Ultimamente Noruega y Suecia son países con los que estoy obsesionado por su increíble belleza. Gracias por acercarnos estos datos y una envidia sana por el hecho de saber que has conocido en persona estos paisajes tan maravillosos.

    Me gusta

  5. Asi que anduviste por mis pagos? Es muy hermoso, pero es insoportable que haya luz todo el tiempo en el verano y que en el invierno haya tan temprano oscuridad. Cuesta mucho acostumbrarse. Yo no puedo. Aunque me banco mas la oscuridad que la luz. Dormir con luz me resulta imposible. Sin embargo, aca los suecos duermen sin cortinas porque adoran los ratos de luz que hay aunque sean super largos. beso

    Me gusta

  6. Los paisajes que compartes son bellos sin duda, y qué fortuna que los has transitado por las venas. El las fotos se percibe algo de vulnerabilidad, pero quizá sea que a mi los paisajes nublados eso me hacen sentir.
    En horabuena con tus descubrimientos, se agradece que compartas por blogger.

    Saludos y un placer.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.