un sábado diferente

Siempre soy yo la que propone las salidas o los viajes, pero este sábado fue mi marido el que programó, ya que fuimos invitados a una cena, festejando los 20 años del nacimiento de un grupo de productores agropecuarios (CREA), de una localidad de nuestra zona.

Obviamente no podía negarme, pero tuvimos que viajar 135 km. por ruta asfaltada y luego 35 kms por caminos de tierra, para llegar a una localidad de menos de 1.000 habitantes.

Fuimos 4 matrimonios, por lo que ya sabíamos que la íbamos a pasar bien, los organizadores del festejo nos recibieron muy contentos, ya que éramos de “lejos”.
El problema de esas fiestas, son los salones, que no cuentan con climatización y el sábado hacía mucho frío, pero por suerte me abrigué lo suficiente para estar cómoda, la mayoría de la personas cenó con el abrigo puesto!

Se acostumbra traer a un grupo musical, para que toque en vivo, pero no cuentan con buenos equipos de sonido y los salones no están preparados para ello, por lo que escucharlos es una tortura y también por la música que interpretan, pero acá les dejo un videíto, para que vean el escenario con el “juego de luces” … no se alcanza a ver, a la gente bailando y disfrutando, cosa que nosotros no hicimos!

Llegamos a casa después de las 5 de la madrugada, cansados pero contentos por haberles dado la alegría de acompañarlos esa noche.

la plaza del pueblo

la iglesia

calle de tierra frente al salon del club donde se hizo la cena

4 comentarios en “un sábado diferente

  1. Betty:
    Que feo es ir por obligación a un lugar y encima escuchar música que no nos gusta y pasar frío.
    Lo importante es dejar contento a las personas que queremos, no?
    Que pueblo es ese?
    Contame, a ver si lo conozco?
    Besos

    Me gusta

  2. Archi: vos bien lo decís… tenía que dejar contento a mi marido!

    Tía Elsa: no la pasamos mal!, pero salimos de casa a las 18.30 hs,me “cortaron” la tarde jajaj

    Me gusta

  3. aaaah yo me acuerdo cuando mi viejo laburaba de INg Agronomo (despues muto) y los invitaban a estas cosas en pueblos perdidos en el medio del desierto, con toda la paisanada! unos asados bueniiiiisimos! yo siempre trataba de colarme… y las “bandas” de ese momento seguian tocando “bongo bongo bongo booongo!” jajajaja

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.